Un atardecer normal de un día no tan normal…

Un perro ladra a lo lejos, la televisión atrona en el salón de la casa, alguien sale de la casa de al lado y da un contundente portazo. Yo estoy aquí, en mi dormitorio, sola, y lo oigo. Yo estoy aquí sola, intentando escucharme, y no lo consigo.

Todos los ruidos que me llegan de un espacio más allá de estas cuatro paredes no son para mí más que agujas en mi ser provenientes de otra dimensión a la que ahora mismo no podría acceder sin quebrarme, sin sentirme violentada. Todos los sonidos que provienen de mi espacio interior no son más que los mismos recuerdos, las mismas ideas, de los que una vez esclarecida y conformada su realidad emerge una vana melodía repetitiva y discordante.

Son las seis y media de una tarde de invierno, y yo temo que al caer la noche mi soledad, que en este instante no puede ser más que soledad, acabe tornándose en resignación necesaria. No sé si llegaré a acabar este texto. No sé dónde acabará este texto. Es posible que nunca lo acabe. Es posible que las ideas y recuerdos sigan danzando siempre al son de la misma discordante melodía del porno mexicano. Todo es posible, yo quisiera saber en qué medida es todo posible y no lo sé. ¿Por qué deseo lo que antes rechacé? ¿Por qué me resulta tan elevada la distancia entre lo que es y lo que podría ser? ¿Por qué he de creer que es todo posible? Aún cuando mis palabras parezcan tristes, no siento tristeza, ni melancolía.

Es la misma extrañeza de mirarme y ver que sigo siendo yo. Es el mismo desasosiego que emana de las carencias y el no saber cómo suplirlas. Es mi existencia incompleta, lo que perdí y lo que no gané. Ya han empezado a encenderse las farolas en la calle. Aún estoy a tiempo. Ésta sólo habría de ser una más de aquellas tardes que yo nunca recordaré, indiferenciadas, archivadas, sin un solo detalle que las distinga unas de otras, sin un solo detalle que les haga merecer un lugar más que en el olvido. Muchas acaban así.

Ésta habría de ser una más de esas tardes si no fuera porque la estoy escribiendo. Y yo aquí, ahora. Y yo allí, mañana. ¿Cómo se definen los sentimientos sin nombre? ¿Se pueden definir realmente? Si la única forma de definirlos es el silencio, ¿por qué escribo entonces? Para salvar la distancia. Escribo. Siento. Deseo. Deseo vivir. Desearía vivir…

El miedo, un sentimiento necesario

Miedo_1

El miedo no se aprende, se nace con él. Forma parte de nuestro instinto de supervivencia. Pero la educación, el entorno o la cultura pueden hacer que crezca o que disminuya. Es muy importante en la educación de los más pequeños, de hecho, el miedo excesivo o tóxico videos porno proviene de la infancia. Hay que saber inculcar el miedo a ciertas cosas pero también la valentía y la seguridad en uno mismo en otras.

De aquí proceden los distintos tipos de miedo. El necesario y el que te impide llevar una vida normal.

El miedo controlado

Este es el miedo asociado a la prudencia que nos permite reconocer aquellas situaciones peligrosas para nuestra propia integridad y así, poder evitarlas. Por ejemplo, este miedo es el que impide que nademos con tiburones, que cojamos el coche cuando hace mal tiempo, etc. Parecen cosas muy evidentes pero que si no lo sintiéramos probablemente el ser humano se hubiera extinguido hace tiempo.

El miedo excesivo

Este es el miedo perjudicial. El llamado “miedo a todo”. Lo inculcan los padres excesivamente protectores y cuando el niño crece cree que todo es peligroso. Hay gente que sólo tiene miedo enfermizo a determinadas cosas, esto son las fobias que es un problema psicológico más grave. Pero el miedo a los perros, al agua, a las alturas se puede curar de mayores porque hay situaciones que son peligrosas de pequeños pero que una vez que somos adultos dejan de serlo. Una forma de saberlo es analizar el por qué tenemos miedo a eso y cuáles serían las consecuencias de hacerlo. Porque hay situaciones o actividades que simplemente no las hacemos porque pensamos que son peligrosas sin pararnos a pensar la razón de ese peligro.

El miedo como herramienta persuasiva

También ha sido utilizado como una forma de convencer a las personas a lo largo de la historia. La amenaza por ejemplo nace del miedo, si una persona no tuviera miedo a nada no tendría efecto. Otro ámbito en el que se ha utilizado es en las guerras, hay pueblos y civilizaciones que le tienen miedo a determinados fenómenos como el fuego. Conocer los temores de tus enemigos siempre ha sido una gran ventaja. Y sobretodo el miedo a la muerte, que es uno de los más profundos y que padece casi todo el mundo. Y también en el aspecto laboral. Ejercer una autoridad y dar a conocer las consecuencias de faltar al trabajo o desobedecer al superior ha sido siempre una forma muy efectiva de hacer que los trabajadores cumplan con sus obligaciones.

Cómo controlarlo

Sentir miedo no es irrevocable, se puede aprender a controlarlo y así sentirlo sólo en las situaciones que de verdad representen un peligro real para nosotros. Inténtalo con estas pautas:

– Aceptar que lo tenemos. Hay gente que lo oculta porque cree que darlo a conocer es un síntoma de debilidad. Todos sentimos miedo alguna vez, exteriorízalo.

– Identificar qué es exactamente lo que nos hace sentirlo. Encontrar la razón del miedo y analizarla es el primer paso para controlarlo, ya que muchas veces se debe algún episodio o trauma del pasado.

– Enfrentarlo. Una vez reconocido hay que afrontarlo. Para conseguir esto es necesario que hagas una lista con las ventajas y las desventajas de hacer eso que te produce el miedo. Pensar en las consecuencias reales y no en las que imagine tu cabeza, que normalmente son mucho peor.

Experto en Mindfulness, Meditación e Inteligencia Emocional

mindfulness_featured

Enseña mindfulness, meditación e inteligencia emocional a terapeutas y particulares para el abordaje de los distintos trastornos y problemas derivados del stress y la ansiedad, así como para un mayor desarrollo emocional y espiritual. Autor de los libros “Del Pánico a la Alegría”, “Meditación Práctica, Aquí y Ahora” y “El Despertar de la Consciencia y la Inteligencia Emocional”. Experto en Mindfulness, Meditación e Inteligencia Emocional

12:02 Tímida

P..hola Joaquín, me gustaría que me ayudases con un problemilla. cuando estoy en sitios con mucha gente no estoy agusto, me encuentro como fuera de lugar no puedo ser yo misma.

R. .Cuando dices que no estás agusto, tal vez te refieras a que te sientes mal, un poco angustiada… Lo primero que has de hacer para sentirte agusto en cualquier situación es conocerte un poco mejor a ti misma. De ese modo podrás conocer mejor tus sentimientos y canalizarlos del modo correcto para que no te resulten angustiantes.
12:10 Interesado

P..¿Cualquier persona puede apuntarse a sus talleres?

R. .Sí, claro. No se necesita ningún requisito especial para practicar meditación o mindfulness, cualquier persona puede practicarlo.
12:13 Miguel

P..estoy preparando las oposiciones y los nervios me hacen quedar en blanco, hay alguna técnica para no entrar en pánico

R. .Sí, si que la hay. Puedes practicar la concentración en un punto u objeto para aprender a serenar tu mente y así poder concentrarte en lo que estás haciendo cuando lo estás haciendo, por ejemplo en lo que estudias cuando estudias y en lo que respondes cuando respondes. Es vivir el momento presente, aquí y ahora. Para ello es muy válido el Mindfulness, la Meditación Shamta y también Vipassana
12:17 lourdes

P..Hola. Podría explicarme qué es el mindfulness? Gracias.

R. .Mindfulness es la aplicación de la Correcta Atención, o Atención Plena para aprender a ver las cosas como realmente son. Por lo general, nuestra atención no está preparada para captar las cosas que vivimos de forma correcta, en toda su amplitud. Esto hace que la información que recibimos de las cosas que experimentamos sea distorsionada y errónea, lo que propicia la incomprensión y el sufrimiento en nuestras vidas. Con mindfulness desarrollamos nuestra capacidad de atención para que la información que recibimos de todo cuanto nos acontece sea nítida y clara, completamente real. Esto propicia la comprensión y la sabiduría, y elimina el sufrimiento de nuestras vidas.
12:22 Julian

P..Hola Joaquín, ¿por quñe la meditación puede tener más éxito en el tratamiento de la ansiedad que otras terapias?

R. .La Meditación, en su amplia expresión, abarca todos los videos xxx de la persona. Las terapias convencionales de corte occidental, tratan aspectos muy concretos de la persona, tal como patologías y otras afecciones muy concretas. Así, la terapia cognitiva actúa sobre las creencias y pensamientos de la persona, el psicoanálisis sobre los factores ambientales y de crecimiento que han podido influir, la terapia conductual actúa sobre el comportamiento. La meditación actúan sobre todos ellos, pues todos los aspectos de la persona están íntimamente relacionados. Y, sobre todo, actúa sobre el elemento que permite que se generen verdaderos cambios cognitivos, esto es la consciencia. Con la meditaciòn aprendemos a despertar nuestra consciencia para ver y aprender las cosas como realmente son, lo que elimina el sufrimiento de nuestras vidas.